Seleccionar página

La estepa patagónica, es muy característica de este territorio, con amplios cielos que te dan esa sensación de inmensidad, llena de misterios y recursos, que a simple vista no lo notamos. Sientes el viento como la respiración de la Tierra en la que escuchas sus lamentos, el dolor del maltrato cuando la ambición desplaza el sentido común. Hoy se exhiben enormes molinos blancos, son aerogeneradores, para muchos la alternativa energética limpia a pesar de que sus aspas sacrifican aves que cruzan en su vuelo la estepa. Esta estepa imponente, hoy nos encuentra en divisiones por los intereses mineros, la lucha de los movimientos de comunidades originaria y vecinos agrupados para evitar la explotación y contaminación de suelos y aguas.

Molinos entre Rawson y Trelew

Los recursos de Patagonia, despiertan desde hace mucho tiempo, la ambición de grandes corporaciones internacionales, dispuestas a modificar su paisaje y extraer sus riquezas para exportar a los grandes mercados productivos. Primero fue la explotación ganadera por parte de terratenientes y dueños de grandes extensiones en manos de empresas inglesas, el exterminio de las comunidades originarias, que siguen en la lucha para recuperar sus territorios, arrebatados a sangre, exilio y fuego. Después vino el “oro negro” el petróleo que perfora permanentemente gran parte de este territorio y genera una actividad extractiva intensa de la cual somos dependiente económicamente. Hoy se sumaron otros poderosos intereses económicos y Patagonia vuelve a estar en lucha para resguardar sus recursos y asegurar una calidad de vida a quienes habitamos esta hermosa estepa.